You are here

Las invitaciones de boda

Multitud de factores influyen en el diseño de las invitaciones de boda, muchos de ellos tremendamente personales. La invitación, como carta de presentación del evento, debería dar una primera impresión del estilo que se le pretende dar a la ceremonia; formal, informal, desenfadado, moderno, clásico, etc. Una invitación de boda debe armonizar perfectamente con la decoración, y el ambiente, de la ceremonia y posterior celebración. En este sentido, además del propio gusto de la pareja, influirán factores tan dispares como el lugar elegido, la fecha, el presupuesto, la hora, el estilo de la boda, etc.
Los modelos más clásicos están formados por una tarjeta, ya sea sencilla, ya sea doble, en color blanco. A pesar de que empiezan a aparecer con fuerza diseños más imaginativos y coloristas, casi las tres cuartas partes de las parejas continúan decantándose por un corte clásico. En ocasiones, aunque no suele ser lo habitual, incluso se imprimen dos modelos de invitación: uno clásico para la familia, y otro más informal y desenfadado para los amigos.

Los diseños clásicos requieren de papeles con tonos claros, blanco o marfil, las texturas pueden ser variadas pero el papel siempre de calidad. Los tipos del texto no deberían ser recargados y los grabados, cuando existan, deberían ser sobrios, sin destacar sobre el conjunto.  
En diseños más modernos se suelen usar colores más intensos. Se permite una amplia gama de papeles posibles, e incluso cartón. Los tipos de letra también deberían ser de corte moderno. Invitaciones “ecológicas” con papeles reciclados y flores secas, también empiezan a apreciarse.
 

Canal: